Este simple experimento nos enseña el por qué debemos plantar árboles